viernes, 21 de agosto de 2009

Recuerdos

Publicado por Alma Rebecca Yanez en 9:04
Reacciones: 

Recuerdo cuando de niña me gustaba pensar hacia el futuro, ¿que es lo que haría?,¿ que lugares visitaría?
Y me dedicaba a vestir a mis muñecas con ropas de todos los estilos, de todos los colores, y me imaginaba que modelaba en las grandes pasarelas, con cientos de vestidos y miles de personas a mi alrededor.
Y me gustaba salir a la calle a pasear, imaginándome que estaba en las grandes ciudades, esperando al amor que por aquella época no tenia aun nombre.
Y en mi imaginación siempre era feliz, no había lugar para la tristeza ni el llanto. Jugaba a modelar con pasión, con entrega y que con solo una mirada, una sonrisa podía arreglar todo, y tendría el mundo a mis pies.

Recuerdo la primera vez que te conocí, como repetía tu nombre una y otra vez, y era feliz queriéndote con toda mi alma, y estabas en todos mis sueños, en todos mis anhelos, y corría todos los días para mirarte, aunque fuera desde el otro lado de la calle, y así aprendí la forma de buscarte, que pudieras entender que te quería.
Y empecé a olvidar los juegos para poder buscar tu mirada, y deje los cuadernos para leer los libros, y aprendí a extrañarte cuando no te veía, a soñar cuando por unos instantes estabas conmigo.
Y después aprendí el dolor de la separación, el quedarme en la cama acostada, y no dejar de llorar y me prometí a mi misma que jamás amaría a alguien mas.
Y así fue que por primera vez me rompieron el corazón, y después de esa fueron otras mas, y aunque la primera vez fue la mas dolorosa siempre pensé que las siguientes no dolerían tanto, pero al final me daba cuenta que siempre llegaba esa sensación a tu alma como de vacío, como de ausencia.

Cuantas noches miré a las estrellas buscando razones para dejar de amarte, y todo lo que conseguí es que te quedaras aun más dentro de mi, a fuerza de repetir tu nombre una y otra vez.
Ahora después de tantos años, y ya con el corazón sanado aun me sorprende lo frágil que podemos ser a cierta edad cuando todo debería de ser fácil y nunca lo será.
Hace poco volví a verte y a pesar de tenerte en mis recuerdos y en mis sentimientos por fin pude verte a los ojos y no desear abrazarte o besarte: Definitivo el tiempo nos hace olvidar las tristezas, y aceptar finalmente la separación.
Hoy por fin estoy en paz contigo, conmigo, con la vida.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola,

Profundo. Este es el primer post en tu blog que nos lleva al alma de Alma, no solo a lo que se ve a traves de tus ojos y eso es clara muestra del avance que has logrado. Sigue con el buen trabajo!

Alex

gabo on 5 de septiembre de 2009, 12:42 dijo...

¿Apoco no ayudó escribirlo para dejarlo ir? Hay veces que cosas que supuestamente ya no nos hacen daño todavía tienen una conclusión pendiente, y no es hasta que lo hacemos oficial que realmente nos damos cuenta (o nos acordamos) de que sí, efectivamente lo hemos superado. :)

viernes, 21 de agosto de 2009

Recuerdos



Recuerdo cuando de niña me gustaba pensar hacia el futuro, ¿que es lo que haría?,¿ que lugares visitaría?
Y me dedicaba a vestir a mis muñecas con ropas de todos los estilos, de todos los colores, y me imaginaba que modelaba en las grandes pasarelas, con cientos de vestidos y miles de personas a mi alrededor.
Y me gustaba salir a la calle a pasear, imaginándome que estaba en las grandes ciudades, esperando al amor que por aquella época no tenia aun nombre.
Y en mi imaginación siempre era feliz, no había lugar para la tristeza ni el llanto. Jugaba a modelar con pasión, con entrega y que con solo una mirada, una sonrisa podía arreglar todo, y tendría el mundo a mis pies.

Recuerdo la primera vez que te conocí, como repetía tu nombre una y otra vez, y era feliz queriéndote con toda mi alma, y estabas en todos mis sueños, en todos mis anhelos, y corría todos los días para mirarte, aunque fuera desde el otro lado de la calle, y así aprendí la forma de buscarte, que pudieras entender que te quería.
Y empecé a olvidar los juegos para poder buscar tu mirada, y deje los cuadernos para leer los libros, y aprendí a extrañarte cuando no te veía, a soñar cuando por unos instantes estabas conmigo.
Y después aprendí el dolor de la separación, el quedarme en la cama acostada, y no dejar de llorar y me prometí a mi misma que jamás amaría a alguien mas.
Y así fue que por primera vez me rompieron el corazón, y después de esa fueron otras mas, y aunque la primera vez fue la mas dolorosa siempre pensé que las siguientes no dolerían tanto, pero al final me daba cuenta que siempre llegaba esa sensación a tu alma como de vacío, como de ausencia.

Cuantas noches miré a las estrellas buscando razones para dejar de amarte, y todo lo que conseguí es que te quedaras aun más dentro de mi, a fuerza de repetir tu nombre una y otra vez.
Ahora después de tantos años, y ya con el corazón sanado aun me sorprende lo frágil que podemos ser a cierta edad cuando todo debería de ser fácil y nunca lo será.
Hace poco volví a verte y a pesar de tenerte en mis recuerdos y en mis sentimientos por fin pude verte a los ojos y no desear abrazarte o besarte: Definitivo el tiempo nos hace olvidar las tristezas, y aceptar finalmente la separación.
Hoy por fin estoy en paz contigo, conmigo, con la vida.

2 comentarios on "Recuerdos"

Anónimo dijo...

Hola,

Profundo. Este es el primer post en tu blog que nos lleva al alma de Alma, no solo a lo que se ve a traves de tus ojos y eso es clara muestra del avance que has logrado. Sigue con el buen trabajo!

Alex

gabo on 5 de septiembre de 2009, 12:42 dijo...

¿Apoco no ayudó escribirlo para dejarlo ir? Hay veces que cosas que supuestamente ya no nos hacen daño todavía tienen una conclusión pendiente, y no es hasta que lo hacemos oficial que realmente nos damos cuenta (o nos acordamos) de que sí, efectivamente lo hemos superado. :)

 

El Sol y el Espejo Copyright © 2010 Designed by Ipietoon Blogger Template Sponsored by Online Shop Vector by Artshare